febrero 12, 2006

La encrucijada

Photographers on Crack
Foto por Eric Hart - eqqman

Un día de no hace muchos meses que mis pasos me llevaron a una encrucijada, no estabas. La niebla me impedía seguir adelante. Me aferraba a mis miedos y a los tuyos. A mis vergüenzas y a tu desamor. Te llamé a gritos y sólo veía una cortina blanca que tapaba mis pupilas ya húmedas de tanto extrañarte.
Esperé sentada, esperé horas, me levanté, caminé... sólo di vueltas en círculos y al final, caí rendida.

Era de día cuando desperté.. ni siquiera pude discernir el tiempo transcurrido.. después de mucho, mis ojos encontraron que la niebla se había disipado y oh sorpresa! no era encrucijada ¿no era?
Ante mis ojos y sin más aplauso, aparecía un triste cruce de caminos marcado en borrosas señales y apuntado a todas partes.
Bah! qué te espantas, me dije.. si mi camino es mío y hace mucho aprendí acerca de lo que la señales realmente decían.
Avancé un paso, avancé otro... por momentos temerosa de avanzar demasiado. ¿Y si no me encontrabas al volver? ¿y si te perdía para siempre? ¿¿Por qué avanzaba sin tí??
Está demás preguntármelo, si la vida no espera para nadie y la irresistible tentación de seguirla por cada minuto que pasaba frente a mí con sus trajes de colores, de paisajes irreverentes y mensajes subliminales.. me engatusó -lo sé- y no me quedó más remedio que ir tras ella.
La vida me llevó consigo.

Y cada paso que me alejaba, mis pensamientos torcían el cuello, creyendo que me buscabas, que me extrañabas, imaginando que habías deseado no demorar tanto en llegar y no encontrarme. Algunos días divagaban mis pensamientos rememorando los sollozos que te dediqué en la niebla aquella, esa masa amorfa que por tantas noches me había envuelto mientras te esperaba, en los días que seguía indecisa de avanzar, cuando me tenía atrapada el mounstro de la encrucijada (que resultó ni ser encrucijada, ni ser tan mounstrosa).

Todo cambió ayer.
Sí, ayer tuve un sueño que venía de otros sueños que lo precedieron sin compasión. Y en todos ellos estuviste presente, tirano-impulsivo/cariñoso y lejano. Pero ayer no estabas. Y tampoco la niebla.

Me desperté de nuevo, pero brillante, guiñandole al nuevo día que me saludaba. Lo más asombroso era la tranquilidad. Habían pasado los momentos infatuos y las memorias perdidas, me abandonaron los recuerdos tristes y se cayeron en el camino algunas espinas. Con presteza decidí continuar en este remolino; esta loca aventura de perseguir a la vida que me jalaba con sus lazos de colores. ¿No lo descubres? no, mis sentidos lo presienten y certeramente opino que estás lejos de saber la verdad.
Esta vida ya no me es ajena, es tan mía que llena espacios y crea tesoros sin administrar momentos.

Ni siquiera querrás preguntarte ¿de dónde has despertado? ¿qué caminos empolvarán tus zapatos? Para lo que te ha de importar ahora, después de todo ahora comprendo la verdad. Todo lo contrario a una triste realidad, esta verdad surge de mí como llamas que devoran y rezumban mis sentidos estremeciéndose desde el centro del capullo. Desde el inicio de este universo.

Miro un reloj, el que sea que mire me descubre todas esas lunas pasadas, demasiadas y este tic-tac que ha caminado a mi lado por tantas horas después de la encrucijada, de la niebla, después de descubrirte en ella.. Ahora lo ves? Si la niebla eras tú (carcajeante maleficio).

Y si descubrí que nunca te habías ido fue sólo porque te volviste aquella niebla que me cegaba y me enfriaba el alma. Tú. Pues tú te transformaste en ese miedo que me limitaba, eras un sintímemuero. Y te volviste algo menos que una marca nebulosa entorpeciendo mi camino.

Hoy. Hoy me reinvento ante todo.
Le entrego mis brazos a la vida y con alientos enciendo mis cerillos. Uno a uno fogatas de momentos creo en ella.
Lo mejor. Lo mejor es aprender a limpiar, especialmente si encuentro basura en mi baúl. Algunas veces aún logro ver flotar pringuitas de algo que parece algodón deslavado. Motas de una niebla que se ha desvanecido.

Diviso a lo lejos un pueblo que me han contado. En él se dice que intercambian baúles viejos por nuevos, como en la lámpara de Aladino, pero sin genio; al cabo y qué, la magia está en mi contenido.

===============================
Y si me preguntan ¿qué te pasa?
me pasa la vida, eso es lo que me pasa..
===============================

7 comentarios:

Luunna dijo...

La vida hay que vivirla son momentos, si nos quedamos pegados en alguno,son momentos perdidos que no vuelven, asi que tenemos que seguir, pese al dolor,pese a las desiluciones,el que no avanza es que se queda como muerto, no sufre pero no le pasa nada en la vida.
Un abrazo
Luunna

Drama queen dijo...

"no sufre, pero no le pasa nada en la vida"... cuánta razón tus palabras contiene Luunnita y es que es más el miedo que le da a uno perderse de la vida, que el perderse EN ella.
Yo al menos me encuentro perdidamente feliz, no tengo la menor idea de a donde voy, pero sigo presurosa el camino, deteniéndome a respirar momentos sutiles que me van enriqueciendo.
gracias por venir. saludos, ss

Irarrazabal dijo...

Amiga mía:
Que te puedo decir.
No puedo sentirme mas reflejado en lo que escribes y por lo mismo te dijo que entiendo perfectamentecomo te sientes.
Tengo la sensación de que uno termina enamorandose del ideal, de lo que quisieramos que fuesen para nosotros, o de lo que nos mostraron en un inicio, cuando la escoba era nueva y sabia barrer.
No nos queda más que rearmar lo destrozado y seguir adelante, pero nunca solo. Una vez mas te pregunto, me das la mano?, caminemos juntos...
Saludos.

L dijo...

no hay nada mejor que salir de la encrucijada y volver a reinventarse. Y reinventarse en las palabras...

Drama queen dijo...

Querido amigo,

Me honran tus palabras.
Como ya te lo he dicho antes ¿es destino? Sea lo que sea, mientras lo descubrimos, caminemos juntos.
Y caminemos porque no hay nada que me parezca tan sincero como empezar desde abajo de nuevo, pero con la experiencia que nos ha hecho crecer.
Caminemos de la mano por este sendero donde amar al amor es lo que nos hace distintos y al mismo tiempo iguales.
Compartamos estas letras e intercambiemos pensamientos sinceros.Seguimos de la mano y descubramos un nuevo rumbo.
No dejes de mandarme un correito. Te est@re esperando.
saludos, ss.

Drama queen dijo...

Lina, asi es.
El arte de saber reinventarse tiene su estado del arte en estos escritos que nada tienen de profesionales pero que son honestos y nos construyen.

saludos, ss

Teculio dijo...

Querida Drama: infinidad de veces he estado en esas encrucijadas en donde mi corazón pareciera dudar sobre el camino a seguir, pero al levantar la vista hacia el infinito siempre hay una luz allá a lo lejos que, es como un faro para guiar mis pasos, esa luz es la luz del amor, único que no tiene dualidades ni dobleces porque sus resultados son obvios, claros y transparentes y es lo que me devuelve al camino principal, donde transito junto a los que yo llamo los pasajeros de mis sueños.

Con mucho cariño te escribe el indio Jiñocuago